El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletter
Destacados
Ley de obesidad y cuotas de las prepagas
Desde las prestadoras anticipan que la puesta en vigencia de ley de obesidad, que las obliga a incluir en el Plan Medico Obligatorio el tratamiento de las enfermedades asociadas a esa afección, podría ser fulminante: poco más del 17% de la población argentina es obesa.
 
17-01-2011
 



La misma ley que tuvo un feliz y hasta original comienzo –fue impulsada desde el exitoso programa de televisión llamado Cuestión de peso- es la que hoy dispara los más oscuros augurios por parte de los directores de las empresas de medicina prepaga, quienes se mostraron disconformes con la novedosa reglamentación de la iniciativa que exigirá la cobertura del tratamiento de las enfermedades relacionadas con el sobrepeso.


 


Se trata de la Ley de Obesidad y Trastornos Alimentarios, sancionada a fin del año pasado y que desde este lunes cuenta con su reglamentación que fue publicada en el Boletín Oficial (BO). El principal objeto de esta normativa es exigir a las obras sociales y empresas de medicina prepaga la inclusión dentro del Programa Médico Obligatorio (PMO) la atención, prevención y tratamiento de estas afecciones.


 


En boca de la mayoría de los consultados por iProfesional.com descansa la misma pregunta: ¿de dónde saldrán los fondos para cubrir, por ejemplo, un by pass gástrico que cuesta hasta $25.000?. Más aún teniendo en cuenta que poco más del 17% de la población argentina es obesa y que la nueva legislación alcanzaría a unos 7 millones de personas, según informó la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI).


 


Qué dicen la ley y la resolución


 


La ley de obesidad declara de "interés nacional" la prevención y control de los trastornos alimentarios, y contempla una asistencia integral y una rehabilitación de los pacientes, que incluye además sus enfermedades derivadas y las medidas que eviten su propagación.


 


La norma regula la comercialización, publicidad y promoción de alimentos de bajo aporte nutricional cuando éstos sean acompañados con juguetes, premios y demás incentivos que promuevan su consumo por parte de los niños.


 


La legislación fija condiciones para la calidad de los productos promocionados como de bajas calorías y establece que los alimentos con alto valor calórico deberán llevar la leyenda: "El consumo excesivo es perjudicial para la salud".


 


Por otra parte, prohíbe que los medios publiquen dietas o métodos para adelgazar sin respaldo de un profesional, contiene medidas consideradas antidiscriminatorias por los que sufren trastornos alimentarios y establece los lineamientos para la realización, desde el Estado, de campañas de difusión dirigidas a la población, hacia grupos de riesgo en particular.


 


La flamante resolución 742/2009 (publicada el lunes pasado en el BO) pone en marcha un nuevo y generoso Programa Médico Obligatorio (PMO) que incluye, dentro de las prestaciones básicas esenciales, la cobertura de la obesidad en los pacientes.


 


De acuerdo con dicha norma, “..quedarán incorporadas al PMO la cobertura del tratamiento integral de los trastornos alimentarios, según las especificaciones que a tal efecto dicte la autoridad de aplicación”.


 


De ahora en más, todos los tratamientos médicos necesarios, incluyendo los nutricionales, psicológicos, clínicos, quirúrgicos, farmacológicos y todas las prácticas necesarias para una atención multidisciplinaria e integral de las enfermedades relacionadas con la obesidad se incluyen en la cobertura que deberán brindar todas las obras sociales y las empresas de medicina prepaga.


 


Los alcances


 


Antes de que saliera a la luz esta medida, varias de las prácticas que forman parte del tratamiento integral de la obesidad ya se encontraban incluidas en el PMO.


 


Si bien "las entidades privadas ya cubren gran parte de los trastornos alimentarios: controles de laboratorio, consultas con médicos especialistas en endocrinología y nutrición, psicólogos y dietólogas"; según señaló el presidente de la Asociación de Entidades de Medicina Privada (ADEMP) Pablo Giordano, lo que esta polémica resolución exige es que tanto el by-pass gástrico como la banda gástrica ajustable (BGA) estén comprendidos dentro la cobertura.


 


Claro que para poder someterse a estos procedimientos quirúrgicos el paciente deberá cumplir con ciertas condiciones:


 


    * Edad entre 21 a 65 años.


 


    * Indice de Masa Corporal mayor de CUARENTA (40) kg/m2.


 


    * Más de 5 años de padecimiento de obesidad no reductible demostrado mediante resumen de Historia Clínica.


 


    * Riesgo quirúrgico aceptable.


 


    * Haber intentado otros métodos no quirúrgicos para control de la obesidad bajo supervisión médica, por lo menos por 2 años sin éxito.


 


    * Aceptación y deseo del procedimiento.


 


    * No adicción a drogas ni alcohol evaluado por equipo multidisciplinario.


 


“Respecto a la cirugía, es el último paso luego de que cada paciente con sobrepeso haya cumplido por lo menos dos años de tratamiento médico, psicológico y nutricional sin interrupciones”, puntualizó el titular de la ADEMP.


 


¿Sube la cuota?


 


“El aumento nunca se debe a un sólo factor, aunque esta nueva normativa constituye un elemento importante”, observaron desde Obra Social de Empresarios (OSDE).


 


“Los otros que también afectan en el aumento de las cuotas son la incidencia salarial y la suba del dólar debido a que muchos insumos que se utilizan son importados”, agregaron.


 


Para Giordano, lo lamentable para toda entidad de cobertura de salud (obra social o medicina prepaga) “no es sólo la Ley de Obesidad, sino la permanente incorporación al PMO, desde 1997, de procedimientos, elementos biotecnológicos y fármacos sin que en ningún caso se acompañe de un estudio de costos y análisis de fuentes de financiamiento”.


 


La puesta en práctica de la reglamentación, firmada el lunes pasado, incidirá en el pago mensual, respondieron las fuentes consultadas.


 


“Las cuotas corren detrás de los aumentos de costos”, aclararon desde OSDE, e informaron que las subas de los últimos tiempos fueron para compensar los elevados insumos.


 


En ese sentido, el director de la ADEMP enfatizó: “La incorporación indiscriminada, sin la participación de un ente de evaluación de tecnología ni cálculo actuarial de costo, nos pone en la situación de no poder incorporar un sólo tratamiento o fármaco hasta que se revea y calcule el valor real de la canasta prestacional o el PMO en base a las posibilidades de financiamiento”.


 


Así, Federico Diaz Mathé, director ejecutivo de la Cámara de Instituciones Médicas Asistenciales (Cimara), dijo al momento de sancionarse la ley que con la incorporación de la obesidad al PMO se va a imponer una nueva carga que va a ser trasladada a la cuota.


 


“La medicina prepaga va a buscar mecanismos para financiar estos costos”, aclaró.


 


Colapso del sistema


La puesta en vigencia de la mencionada ley ya generó un sinfin de críticas por parte de los representantes del sector que afirman que la puesta en práctica de la misma pone en jaque a numerosas prestadoras.


 


“Tiran y tiran de la cuerda y en algún momento se va a romper”, advirtieron desde OSDE.


 


“La desaparición creciente en la última década de entidades de cobertura médica en todo el país está demostrando el colapso del sistema", señaló Giordano.


 


“La incorporación de tecnología, los amparos judiciales y la inflación que el cuidado de la salud lleva implícito en todo el mundo provocan el aumento de cuotas”, destacó Giordano, que, también, dirige Staff Médico.


 


Por su parte, desde OSDE informaron que cubren la operación de by pass gástrico como vía de excepción desde hace años aunque resaltaron que “no es un derecho adquirido sino un gesto de buena voluntad de la obra social para aquellos pacientes que lo hubieran solicitado y que cumplieran con determinadas condiciones”.


 


Otra de las fuertes polémicas que genera la resolución es que ninguna de estas intervenciones baja de los $25.000, según calcularon las distintas empresas de medicina prepaga.


 


En ese sentido, advirtieron que esta reglamentación pondrá, sin lugar a dudas, en serios aprietos a las empresas de medicina privada chicas.


 


Victoria Pérez Zabala


Fuente: Infobae Profesional (NACION Y SALUD)


 

 
 
 
 
Federacion Médica de Entre Ríos

Fatal error: Internal zval's can't be arrays, objects or resources in Unknown on line 0